La máquina infernal de Emaya

Desde hace ya un tiempo, Emaya cuenta con lo que podríamos denominar, sin exagerar lo más mínimo, como una auténtica máquina infernal, pensada para llevar a cabo al menos una parte de su labor de limpieza, en concreto, la de retirada de hojas y papeles del suelo. Se trata de una máquina que en su diseño nos recuerda a las sierras eléctricas que se han hecho muy populares gracias a películas de terror como La matanza de Texas, Viernes 13 y todas sus posteriores y sangrientas secuelas. Si en dichas películas las sierras eléctricas destrozaban los cuerpos de las víctimas, la máquina infernal de Emaya también lleva a cabo una labor de destrucción muy similar, en este caso la de nuestros propios nervios, no sólo de lunes a viernes, sino ahora también los sábados, para nuestra desgracia y nuestra desolación más absoluta. Estoy seguro de que si los controladores medioambientales de Emaya o la Policía Verde hicieran hoy mismo una medición de los niveles de ruido que alcanzan dichas máquinas cuando están en funcionamiento, Emaya acabaría denunciando a Emaya por alteración grave de la tranquilidad de los ciudadanos. Pero dudo de que ese tipo de mediciones se lleguen a hacer alguna vez, porque, salvo contadas excepciones, a casi ningún político parece preocuparle lo más mínimo cuánto podemos llegar a sufrir los ciudadanos o si existe algún remedio para hacer desaparecer ese sufrimiento. Nunca nos hemos quejado de los camiones que cada noche recogen la basura, porque siempre hemos sido conscientes de que, dadas sus características técnicas, tenían que hacer algo de ruido. En cambio, me pregunto de quién fue idea que las citadas máquinas infernales que nos destrozan la vida cada mañana sustituyeran a los tradicionales barrenderos, hoy denominados operarios de limpieza, que tanto con una denominación como con otra siempre demostraron ser muy trabajadores, eficientes y, además, extremadamente silenciosos. ¡Cómo les echo de menos! Estoy completamente de acuerdo con Matías Vallés cuando, en un reciente artículo, consideraba como prioritario e indispensable que Palma llegase a contar con un teniente de alcalde de Silencio, o cuando señalaba que el “único objetivo” del nuevo alcalde, el popular Mateo Isern, debería de ser “lograr una Palma silenciosa y limpia”. Espero que, por el bien de todos, finalmente lo consiga, aunque todos sabemos que desde hace años este país está enfermo de ruido, profundamente enfermo. Y además, a nadie parece importarle nadie en este sentido. Nuestro día a día está conformado por vecinos que ponen la televisión o la radio a todo volumen, sea a la hora que sea, por conductores que siempre que pueden nos demuestran la gran potencia de su equipo de música, o por aficionados a poner en marcha improvisadas y ruidosas fiestas justo en medio de la calle, por supuesto siempre la nuestra, nunca la suya. En nuestro país, incluso cuando se organiza una protesta, sea por la razón que sea, nunca es silenciosa. Cuánto más ruido, mejor, parecen pensar siempre sus organizadores. Casi nunca vemos ya en casi nadie el más mínimo rastro de civismo. Así que cuando no nos encontramos con una cacerolada nos encontramos con una concentración con silbatos, bocinas e incluso algunas vuvuzelas. Más que protestar movidos por una determinada causa o razón, lo único que de verdad parece preocupar a buena parte de quienes protestan es molestar y fastidiar lo máximo posible, sin pensar nunca en nuestros pobres tímpanos ni en nuestro frágil equilibrio anímico o psicológico. A veces tengo la triste sensación de que, gobierne quien gobierne, quienes acabamos sufriendo o quedándonos sordos somos siempre los mismos.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

21

06 2011

10 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Jesus Iglesias #
    1

    ¿ Porque la Autoridad competente permite que los automóviles del C.N.P. y de la Policia local, circulen por las calles peatonales de Palma ?, ¿ Donde están los policías en bicicleta o las patrullas de a pie ?.
    Es del todo denunciable que circulen impunemente por estas vias o calles, expulsando los gases a todos los viandantes que circulan por ellas, incluyendo muchos niños; asi como , llenando de humo todos los pequeños comercios que hay en esas calles populares,. ES DENIGRANTE, VERGONZOSO Y UN TOTAL ABUSO DE LA AUTORIDAD.
    Por la misma regla de tres, cualquier ciudadano con su vehículo podría circular por ellas.
    Deberían tomar buena nota, tanto el C.N.P. y la Policía Local y prohibir que vehículos motorizados circulen por estas vías o calles peatonales. Creo que los viandantes se lo agradecerían de buen grado.
    El Alcalde de Palma (Sr. Isern) y el Presidente del Govern Balear (Sr.Bauzá), deberían tomar medidas sobre este asunto y estoy seguro que lo harán, sus tomas de posesión y sus declaraciones no pueden ser mas halagüeñas.
    Gracias por permitirme dar libremente mi opinión como ciudadano.

  2. juan carlos guerrero #
    2

    Muy agudo su comentario sr. Aguiló , lo comparto y sufro casi a diario.Pero se olvida usted de una cosa , el/ la operario de la máquina como no está desquiciado de los nervios ? porque despues de soportar el ruido de dicho artefacto ocho horas diarias, cómo ha de llegar a su casa ? vamos atacado de los nervios, sordo y con tembleques, seguro.

  3. Natura #
    3

    Quan jo era petita,el senyor dels fems anava amb carro…es sentien els ocells i hi havia calma.Amb tanta mecanització tot s´ha deshumanitzat…
    Ara a la nostra ciutat tant sols podem gaudir de silenci a primera hora del matí ..o a la nit els dies feiners,el cap de setmana ,convé,si es possible,fugir i cercar entorns tranquils i natura.MOLT BON ESTIU!!!I A CERCAR EL SILENCI I LA CALMA.

  4. focus #
    4

    Si hay algo de lo que puedo opinar con conocimiento de causa es del ruido,llevo años luchando no ya contra las molestias causadas por el ruido, sino contra las instituciones públicas que son las primeras en no hacer cumplir las leyes contra la contaminación acústica ni tener intención de controlar.Mallorca a pasado de ser la Isla de la Calma a ser la Isla del ruido gratuíto y sin sentido, que delata la incultura de la propia sociedad, no olvidemos que España es el 2º país del mundo más ruidoso.Una sociedad ruidosa es una sociedad insensible que no respeta la convivencia, porque no nos engañemos se han realizado estudios científicos de demuestran que la mayoría de agresiones entre personas se realizan después de eventos y concentraciones donde se han estado expuestos a muchos decibelios,quién de nosotros después de estar un rato soportando ruidos no se le ha pasado brevemente por la cabeza acabar con él tal vez con violencia.Existe una asociación en España que se llama PEACRAM,en ella se puede ver perfectamente como los Ayuntamientos son los principales culpables de muchas situaciones derivadas del ruido puesto que tienen las competencias para acabar con las molestias que producen éstos, sobre todo vecinales, ya hay algunos alcaldes que han sido condenados por la vía penal por prevaricación, y es que mientras los Ayuntamientos sigan pensando que el ruido es negocio y el silencio lo contrario, nos seguirá faltando mucho todavía para ser un pueblo culto y educado.

  5. ana #
    5

    La autoridad es la autoridad y no siempre estan ahi para dar ejemplo, aveces hacen lo que les da la gana saltandose muchas leyes o normas que nos quieren hacer cumplir a nosotros; por ejemplo uno no puede para mas de 2 minutos en doble fila, pues ellos si, ellos aparcan en doble fila media hora para poder desayunar trankilamente, y que nadie les diga nada. A mi me han multado 2 veces por aparcar en doble fila mientras llevaba a la niña,ya veis haciendo cumplir la ley para el mas idiota.

  6. jonhy #
    6

    Señor Aguiló porque no solicita ir una jornada de trabajo.con un carrito y una escoba .por ejemplo a las Ramblas en plena caida de hojas de esos preciosos arboles.sabra la magnitud de carga de trabajo.que pueden soportar los operarios de Emaya.se dara cuenta que la mecanización es la via más rapida de trabajo adecuada a nuestra querida Ciudad.estoy deacuerdo con el tema de ruidos.pero los hay de muy diversos.y muy variados y eso seria otro capitulo,

  7. Juan B #
    7

    Totalmente de acuerdo en que el ruido de las maquinitas soplahojas es infernal, y ahora que hace calor y mucha gente duerme con las ventanas abiertas, parece que despega un avión dentro de tu casa cuando el operario de Emaya pasa junto a la ventana. ¿Es que les da vergüenza coger una escoba como se hacía antes? La escoba y el carrito son ecológicos y la máquina infernal contamina acústicamente y funciona con combustibles fósiles.

  8. Isabel #
    8

    Yo, por suerte, no vivo en el centro, a si que no tengo que soportar el ruido de esas máquinas, pero el señor del carrito pasa poco y cuando lo hace lo hace muy de prisa, supongo que es que le dan demasiadas calles para limpiar, y tenemos el barrio siempre sucio. En cuanto al ruido, es cierto que vivimos rodeados de ruido,los vecinos nos respetamos poco en ese aspecto, la falta de respeto que nos tenemos los unos a los otros, generando tanta contaminación acústica, denota falta de civismo y cultura.Por favor veci@, ponte unos auriculares cuando quieras oír la música alta,si quieres ver una película de acción, no pongas el home cinema que hace vibrar mis paredes, cuando quieras hacer una fiesta con tus amigos, vete a un local para tal fin y déjanos descansar a los demás… “EL RESPETO ES LA BASE DE LA CONVIVENCIA”. GRACIAS de antemano.

  9. Juan diego #
    9

    A veces las hojas no nos dejan ver el bosque, johny, y Juan Carlos, el Sr. Aguilo nos esta ayudando criticando este hecho… el no es la causa, el es la circunstancia, exiten unas cosas que se llaman “silenciadores”… si estas maquinas que resultan eficaces y practicas fueran devidamente aisladas, serian igual de eficaces y no harian ruido… ¿Donde estan los derechos de estos trabajadores que pasan esas horas con esta maquina no homologada??? Existe una cosa que se llama Riesgos Laborales. ¿Donde estan esos sindicatos????

  10. postulante a hada #
    10

    Y lo way que sería tener una soplaloksea a mano siempre que la necesitáramos….que voy al hospital y el médico que me atiende es antipático o feo, tachán, el soplamédicos!, que una tia lleva un taconazo de veeeertigo y dicho zapato me gusta, tachán, el soplamujereskandanentaconazos!, que un tio me entra y no lo hace con una buena estrategia, tachán, el soplaespabilao!, que voy a pagar una tasa y/o impuesto y el funcionario es desagradable incluso hace acopio de cierto grado de agresividad y/o pasotismo porque mientras me atiende habla frenéticamente con una compañera, cosa que me parece de mala educación, tachán, el soplafuncionario!, que voy al mercado y a pesar de mi gracia natural el pagés no me deja las lechugas más baratas, tachán, el soplapageses!, que voy por la calle y nadie repara en mi escote, por favor…dónde vamos a llegar…para ese existe la versión soplaatómica. Pués sí, yo quiero una.