Una definición de amor

Una de las mejores definiciones de lo que es el amor la encontré hace ya algún tiempo en un muy hermoso artículo de Gustavo Martín Garzo, titulado Noche de Reyes. En ese texto, el gran escritor vallisoletano afirmaba que el amor es “encontrarnos con alguien y sentir que guarda una historia que debemos escuchar”. ¿Quién no se ha sentido en su vida alguna vez así, con esa ansia y esa ilusión por escuchar de los labios de la persona amada lo que esa persona piensa, siente, sueña o cree? ¿O por saber qué papel desempeñamos nosotros mismos en esos pensamientos, sentimientos, sueños o creencias? Cuando somos conscientes de que no nos cansaríamos nunca de escuchar esa historia ni tampoco sus posibles apéndices o adendas, nos damos cuenta de que de verdad y con todo nuestro corazón amamos a esa persona. Martín Garzo también afirma en Noche de Reyes que la razón nos dice “cómo es el mundo” y nos ayuda a descubrir “las leyes que lo rigen”, pero no nos dice por qué estamos en él, ni si nuestra vida tiene o no algún sentido. Por eso, en nuestra vida, todos necesitamos escuchar, leer o ver ficciones, poemas, cuentos, relatos, biografías, historias, porque pueden ayudarnos a ampliar el campo de lo posible. “Y lo que regalamos a los niños la Noche de Reyes es el regalo de una ficción que habla del amor y sus tímidas locuras”. El autor de El lenguaje de las fuentes  nos recuerda que una historia es un lugar “donde se formula una promesa”. Así, “la historia de don Quijote nos promete un mundo lleno de nobleza, dignidad y alegres desatinos; la del capitán Achab, que puede vencerse a la muerte; y la de Ulises, que existen hechizos capaces de retener a nuestro lado a los seres que amamos”. Para Martín Garzo, si las criaturas de los cuentos nos conmueven, es porque son una metáfora de nuestro propio corazón anhelante. “La enseñanza principal de la Noche de Reyes es que el regalo más grande que podemos hacer a los niños es el regalo de una historia que les haga sentirse amados”, una historia que les diga que existe la gracia en el mundo, “que es lo que prometen todas las historias de amor”. Por todo ello, ni los adultos ni los niños quieren abandonar el 5 de enero el mundo de la magia, “el niño, para que se cumplan sus deseos, los adultos para hacer ese tipo de promesas que no se pueden cumplir”, como por ejemplo “tú no te vas a morir nunca”. Y concluye Martín Garzo: “Tal es la promesa que, a través de esos personajes de ficción, les hacen los padres a los niños esa noche. El loco amor es tratar de cumplir historias así”. El loco amor es siempre, como los cuentos de la infancia, una bella historia con un final feliz.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

27

05 2011

La publicación de comentarios está cerrada.