‘Te amaré mejor’

A veces, el reflejo de lo que sentimos o de cómo nos sentimos, o la esencia de cómo deberíamos quizás de actuar, podemos encontrarlos en unas pocas palabras, en una frase que hemos leído o que hemos escuchado decir a alguien, en un aforismo, en un verso de un poema, en la estrofa de una canción. Hará unos dos años, el cantautor Tontxu consiguió uno de sus mayores y a la vez merecidos éxitos con el tema Te amaré mejor,  que en su estribillo principal afirmaba: “Te amaré mejor, porque mucho y demasiado es un error”. En esa sencilla frase creo que se esconde, de alguna forma, el secreto de por qué algunas relaciones no acaban de consolidarse nunca y al final se rompen, mientras que otras, en cambio, consiguen mantenerse sin cambios o incluso reforzarse, por mucho que pueda ser el tiempo pasado desde su inicio. Si hacemos caso a Tontxu, lo verdaderamente esencial para el mantenimiento de una historia de amor no sería, por tanto, amar mucho o a lo mejor incluso tal vez demasiado, sino, sobre todo, amar y querer mejor, propósito este último que no debe de ser tan fácil como pudiera parecer en un principio, en especial si miramos en nuestro entorno más cercano o si repasamos las estadísticas de divorcios y separaciones. Desde la adolescencia o la primera juventud, todos empezamos a buscar, salvo quizás los ermitaños y los misántropos, y aun en estos dos casos concretos tendría mis dudas, a alguien que nos dé afecto y calor, que nos acaricie con sus palabras, con su mirada y con sus manos, porque seguramente ya casi desde la infancia intuimos que el único refugio seguro y verdadero contra la soledad, la tristeza, la pobreza, las guerras, el dolor, la muerte o incluso la propia vida, es sólo el amor. La palabra “amor” acaso sea la que ha sido pronunciada o escrita en más ocasiones a lo largo de la historia de la humanidad, aunque me temo que no siempre dotada de verdadero contenido y sentido. Cuando decimos a alguien que le amamos, esa expresión debería de significar siempre, entre otras cosas, que hemos dejado de sentirnos solos en el mundo. Si alguien que está a nuestro lado y dice querernos nos juzga, no hay amor. Si ese alguien no nos entiende o no se esfuerza por intentar entendernos o ponerse en nuestro lugar, no hay amor. Si ese alguien no nos respeta o no nos valora, no hay amor. Si ese alguien no se preocupa por saber cómo nos encontramos o no nos añora cuando no estamos a su lado, no hay amor. Si ese alguien no nos ama o no nos quiere, no hay amor. Antes de empezar a amar, deberíamos de pensar, quizás, en todas esas cosas, y también en palabras o en versos como los de la hermosa canción de Tontxu. Sí, deberíamos de intentar amar mejor, porque mucho y demasiado acaba resultando casi siempre un error.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

23

11 2010

2 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. loli #
    1

    No conocia esta canción,la escuché atenta y no pude evitar emocionarme,es preciosa.

  2. postulante a hada #
    2

    Aristófanes, en el banquete platónico, explica su famoso mito. El mismo que los Taoístas cuentan: En el comienzo de los tiempos, el espíritu y la materia libraron entre sí un combate mortal. Finalmente, el espíritu triunfó y la materia fue condenada a vivir para siempre en el interior de la tierra. Antes de que esto sucediera, no obstante, su cabeza golpeó el firmamento y redujo a pedazos el cielo estrellado. La diosa Niuka salió del mar, resplandeciente en su armadura de fuego e, hirviendo los colores del arcoiris en un caldero, fue capaz de recolocar las estrellas en su lugar, pero no consiguió encontrar dos pedacitos y, el firmamento quedó incompleto.
    De ahí comienza la necesidad del amor: dos almas están siempre recorriendo la tierra en busca de su otra parte, para poder encajar en el pedazo vacío del cielo y, así, completar la Creación. Debe ser por eso que si tenemos la fortuna de encontrar el otro pedazo nos sea prácticamente imposible seguir la declaración de intenciones de Tontxu, en esa fantástica canción. Hmm… leyendo la letra de la canción desde el punto de vista que creo que está escrita –el típico tio desencantado que deben habérselas hecho “pasar putas”- creo que es acomodaticia, no exige nada, no hay esfuerzo…es como el que llega a una edad o a un momento en la vida que llega a la conclusión que lo ideal es amar así. Es conformarse!. Idónea para hmmm…x ejemplo un amante, alguien que tenga una chorviagenda y esté colgado por el dueño y se limita a esperar el turno. Quién carajo quiere un amor así?. “jamás te robaré una madrugada”=ergo, la otra persona no está dispuesta a darle una madrugada, un despertar.“libertad, te quiero en libertad”, por Santamaríagoretti! Si no somos libres ni de nosotros mismos. La canción la conocía y es hermosa, sí, y tienes frases en las que se usa muy bien las palabras para designar cosas difíciles. Pero aquí hay uno que ama y otro que se deja amar. Es un amor no correspondido. Me pregunto porque la sociedad se empeña en devaluar el amor. Es lo único que cotiza en bolsa.