Antich en el País de las Maravillas

A diferencia de lo que había ocurrido en sus últimas comparecencias públicas, esta mañana habíamos visto a nuestro querido presidente del Govern, Francesc Antich, mucho más tranquilo y relajado que hace apenas unos pocos días, incluso con una leve sonrisa en algunos instantes, todo ello mientras iba desgranando poco a poco su denso discurso en la primera jornada del Debate de Política General de la Comunidad. Hasta la clenxa de su cuidado cabello la tenía más perfecta que de costumbre, que ya es tenerla perfecta. Antich no estaba, para entendernos, nada “rebotado”, y sí moderadamente optimista, sobre todo cuando afirmó que nuestra economía “ya repunta” y que “hemos pasado la época más difícil”, algo con lo que es posible que no todos los habitantes de estas Islas nos hayamos sentido plenamente identificados. Con todo, la clave de ese dulce estado de ánimo de nuestro president yo creo que nos la dio, precisamente, otro president, aunque por ahora sólo del PP de Baleares, José Ramón Bauzá, cuando afirmó que Antich “vive en el País de las Maravillas”, fascinante tierra de ficción en la que hasta ahora sólo había vivido, que supiéramos, la Alicia creada por Lewis Carroll, aunque yo siempre sospeché que también nuestro querido José Luis Rodríguez Zapatero se había asomado tímidamente, de algún modo para nosotros quizás aún desconocido, al interior del espejo de Alicia. También es posible que lo que haya querido hacer Bauzá con su recurso literario haya sido comparar o equiparar metafóricamente a Antich con Alicia, lo que nos obligaría a preguntarnos a nosotros mismos o a preguntarle al propio líder popular quiénes serían entonces para él el Rey y la Reina de Corazones, ahora que Jaume Matas y Maria Antònia Munar ya no están, o quiénes serían, por ejemplo, el Conejo Blanco, el Sombrerero Loco, el Gato de Cheshire o la Liebre de Marzo, aunque en estos casos concretos y en otros quizás sería mucho mejor no preguntar. Otra posibilidad, ésta ya algo más rebuscada, es que Bauzá haya querido dejar entrever con sus palabras que Antich lo que habría hecho esta mañana habría sido, en realidad, contarnos un cuento, aunque quizás no sería tan malo que esto fuera finalmente así, sobre todo si tenemos en cuenta que muy posiblemente el popular Antoni Pastor o el uemita Josep Melià nos contarán mañana sendas historias de terror para no dormir, o que el bloquista Gabriel Barceló seguramente nos contará con su estilo didáctico habitual algún relato con innegables aires de fábula, no sé si la de la cigarra y la hormiga o la de la rana y el alacrán, mientras el socialista Antoni Diéguez intentará devolvernos de nuevo casi al principio, a ese País de las Maravillas en el que según Bauzá vive ahora Antich, y en el que seguramente vivirá también Bauzá a partir de mayo si las urnas así lo acreditan.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

05

10 2010

1 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. postulante a hada #
    1

    Para mí que Bauzá echó mano de la biblia de los psiquiatras, el DSM V. Así como cuando Alicia come la galleta y crece repentinamente, pués quienes sufren de dicho trastorno perciben las cosas mucho más pequeñas de lo que son en realidad. Pero filan molt prim, querrá Bauzá hacer alusión a la Metamorfosis de Kafka?. Menos mal que el tratamiento es similar al de la migraña…eso de que la economía ya repunta…ejemm…ZP dijo que hasta 2012 nanai de la china!aish…vaya!justo para las elecciones, qué casualidad.
    Pero si hay puestos vacantes jaja me pido el de la reina de corazones!