Un país cansado y casi sin esperanza

Si no hubiera sido por la actuación de los llamados piquetes informativos, pienso sinceramente que la huelga general de hoy habría sido, salvo puntuales excepciones, un absoluto y rotundo fracaso en prácticamente toda España, algo que creo que al menos debería dar que pensar a los máximos responsables sindicales de nuestro país y de nuestra propia comunidad. Sin embargo, para que ello fuera así, previamente sería necesario que dichos responsables poseyeran un mínimo sentido de la autocrítica, sentido del que, por desgracia, creo que la mayor parte de ellos carece en estos momentos. Un observador que intente ser mínimamente neutral con respecto a nuestra triste realidad social y laboral del día a día, se habrá podido dar cuenta hoy mismo, por si aún no era plenamente consciente de ello, de que un país con una crisis económica gravísima -de una magnitud desconocida desde hace décadas- y con una tasa de paro literalmente insostenible, ha decidido no sólo no echarse a la calle, sino mayoritariamente trabajar y al mismo tiempo expresar públicamente el distanciamiento cada vez mayor que va sintiendo hacia sus representantes sindicales, a quienes muchos trabajadores ven en la actualidad tan alejados de sus propios problemas cotidianos como creen que pueden estarlo también hoy buena parte de los representantes políticos o de los medios de comunicación. Desde hace dos años, España es, económica y socialmente hablando, un país cansado, muy cansado, al borde de la desesperación y prácticamente sin esperanza. Durante esos mismos dos años, Gobierno, patronal y sindicatos tuvieron la oportunidad de intentar pactar una reforma laboral, pero no lo hicieron, por lo que cada parte debería de asumir ahora su responsabilidad ante ese fracaso. Por otra parte, cada vez que en nuestro país se convoca un paro general, parece que no queda más remedio que recordarle a los sindicatos que la huelga es o debería de ser siempre únicamente un derecho, nunca una obligación, pues una parte de los piquetes informativos se empeñan, huelga tras huelga, en tener un comportamiento profundamente antidemocrático, con personas que gritan, insultan, amenazan, obligan a cerrar comercios, cortan carreteras o impiden el paso, personas que, en definitiva, coartan nuestra libertad. ¡Ojalá fueran de verdad piquetes informativos! Cada vez que hay una huelga como la de hoy, sentimos que son las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad los que defienden realmente nuestros derechos como ciudadanos, no las centrales sindicales. Pero lo que resulta de verdad triste y absolutamente descorazonador, es que la actitud de esos piquetes más coactivos que informativos no desentona en absoluto con la que podemos observar día tras día en buena parte de los representantes políticos actuales, en muchos programas de radio o de televisión, en los comentarios anónimos que podemos leer en los medios digitales o incluso en los periodistas que son considerados como verdaderos creadores de opinión. En nuestro país faltan hoy más que nunca en décadas, es cierto, trabajo y condiciones laborales dignas en la mayor parte de empleos, pero al mismo tiempo faltan también, y yo diría que casi en el mismo grado de importancia, respeto, tolerancia, civismo y educación.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

29

09 2010

7 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. carlos #
    1

    Estoy totalmente de acuerdo josep.

  2. luis #
    2

    Tienes toda la razón Josep Maria, un saludo

  3. Tomeu #
    3

    Muy buen post, desde siempre los sindicatos han estado al lado del poder y del que tiene empleo fijo, aquel que lo tiene precario o no lo tiene, simplemente no es defendible. Esto es así por una simple razón, los sindicatos españoles no son creadores de empleo, por ende no son una solución a los problemas laborales. En lo que a respeto y tolerancia se refiere, la sociedad en general hace tiempo que ha perdido ambas, igualmente por una razón simple, la educación en las familias ya no existe, el resto (intolerancia, insolidaridad, falta de respeto…), viene solo.

  4. focus #
    4

    Pues lamento discrepar de todos vosotros incluído Josep Maria,podemos estar de acuerdo más ó menos en algunos puntos,por ejemplo en cuanto a respeto, tolerancia civismo y educación,nada de eso se ve en nuestra sociedad,una sociedad insolidaria con los más débiles que siempre mira hacia el otro lado para que no le afecte, con esas carencias que ya parten de la propia sociedad, no hay sindicatos que puedan hacer grandes cosas,lo cual no quiere decir que no deban ser autocríticos,el tema de los piquetes no es tan sencillo como parece, sin que en casos puntuales efectivamente se den situaciones incluso violentas, que hay que eliminar y no permitir, pero también reconozcamos que nuestra sociedad es violenta y a diario también,con las mujeres,con los niños, con los animales etc…el origen de los piquetes viene porque hace 25 años era la única manera de conseguir liberar a los trabajadores de la coacción que les imponían sus patronos de acudir al trabajo en el día sañalado,es decir ante una coacción se respondía con otra.No conviene confundir a los sindicatos con los antisistema que también y por separado del resto éstos se presentan como otro sindicato que no son trabajadores asalariados en la mayoría de sus componentes y cuyos métodos no son precisamente compartidos por la sociedad.Otra cosa que no veo comentar por parte de muchos periodistas es algo que salta a la vista cada día más,y es que se empieza a ver gente joven en las manifestaciones, algo está cambiando y pienso que cambiará más todavía,los jovenes cada vez más se dan cuenta que sus condiciones laborales en las empresas distan mucho de las de sus padres y están cada día más convencidos de que tienen que hacer algo.No considero honesto meter a todos los piquetes en el mismo cesto,para generar luego una opinión sesgada de la realidad de los sindicatos y por ende de sus afiliados.Para terminar ,Josep Maria, decirte una cosa:yo te podría demostrar documentalmente como procede gravemente una importante empresa Balear y sin embargo debído a su enorme poder económico, no existe periódico ni periodista en las islas que se atraviera a publicarlo,ni yo mismo lo quisiera para mi propia seguridad, lo de los piquetes es una broma comparado con eso.Solo es para demostrar a qué punto en valores morales y de democracia estamos realmente en Baleares, donde todo absolutamente todo,incluída la dignidad gira entorno al dinero.Por cierto los mineros han conseguido prolongar por otros 4 años más las ayudas al carbón,la lucha no ha sido en vano, y es que donde hay espiritú trabajador y no de burguéstrabajador como aquí,no podía ser de otra manera, me alegro por ellos.Un saludo.

  5. postulante a hada #
    5

    Sí, la aparición de los sindicatos estuvo relacionada hace siglos con el deseo de proteger a los trabajadores de los abusos empresariales. Sin duda, debieron cumplir con esa función en otro tiempo y en otro lugar, pero no es ésa la situación por la que atraviesan en la España actual ni la UGT ni CCOO. Lejos de defender a los trabajadores, la UGT y CCOO, ahora viven de nuestros impuestos, se enriquecen a costa de nuestro sudor y disfrutan de privilegios gracias a nuestro trabajo.
    Tiene un porcentaje de afiliados que no llega al 10% de los trabajadores, UGT y CCOO son, sobre todo, dos grandes maquinarias de fabricar pesebres para liberados; son estructuras parasitarias y, objetivamente hablando, dos grandes entidades cuyas acciones contribuyen a la opresión y a la explotación de los trabajadores que los mantienen con el dinero que se les arrebata por vía de impuestos sin recibir nada a cambio.
    Creo que no podría pensarse en una inmoralidad mayor que el hecho de que se recorten los salarios de los funcionarios, se prive de ayuda a los dependientes, se congelen las percepciones de los pensionistas y se racionen las medicinas mientras los liberados sindicales siguen viviendo del dinero que sale de nuestros bolsillos y además defienden políticas que tan sólo sirven para aumentar el número de parados.
    Acaso han olvidado las declaraciones de ZP en un acto de los socialistas agradeciendo a los sindicatos el no haberse manifestado contra su gobierno?. Muy bonito el rollito sindical, mientras reciban las copiosas subvenciones. Respecto al tema del carbón, el Gobierno ha preferido prolongar la agonía sacando el talonario de la subvención, por lo que no solucionamos el problema. Simplemente despilfarramos un dinero público precioso y traspasamos el problema al futuro. Ya vendrá otro detrás que lo arregle, buena frase de muchos gestores del dinero público.
    Quizá aunque la situación sea muy mala, existan motivos para la esperanza.

  6. focus #
    6

    Pues mira,el desconocimiento de lo que son los sindicatos se refleja claramente en la opinión anterior,que yo sepa a nadie le obligan a afiliarse y sin embargo CC.OO tiene más de 1.200.000 afiliados,y va en aumento,los que están sangrando el País no son precisamente éstos sino muchas empresas que solicitan E:R:E:S y sin embargo ganan dinero que lógicamente ocultan para no pagar al fisco,y eso está a la orden del día.Ahora resultará que los buenos son los que destrozaron el mobiliario en Barcelona el día de la huelga,y los que negocian convenios colectivos, mejoras y derechos laborales y protestan pacificamente esos son unos liberados mantenidos que no merecen vivir.Por cierto ayer mismo en una empresa de Aláva de 47 trabajadores todos fijos, han despedido 45 a 20 días por año, de los cuales 8 días los pagamos todos del fondo de garantia social.Culpables los sindicatos claro¡¡como se nota que eres una víctima del sistema,individualista e insolidario de los tiempos que corren,con ese pensamiento solo se favorece el regreso de la explotación y el desmantelamiento del estado del bienestar .El cheque para las ayudas al carbón sale de Bruselas y no del gobierno, además dará de comer a muchas familias Asturianas.

  7. postulante a hada #
    7

    El día que los sindicatos se mantengan sólo con el dinero de sus afiliados y no acepten las ayudas del gobierno, hablaremos de buena praxis, de ética y de decencia.
    Uy! El BOE del 12 octubre…el Ministerio de Trabajo resuelve las convocatorias de subvenciones…vaya! hay pelas para varios proyectos sindicales, un cuarto de millón de euros. CCOO, 120.000 euros para un “foro de responsabilidad social”, elaboración y distribución de la guía para autónomos de CCOO…
    UGT, 60.000 euros para elaborar informes de responsabilidad social…otros 16.703 para publicitar la responsabilidad social a través de las nuevas tecnologías… y 10.000 para un seminario! Jajaja.
    USO, 29.600 euros para elaborar la guía “un buen USO” juajuajua y la celebración de seis jornadas diferentes para facilitar la difusión del documento. Eeehhh!! Y todo eso sin contar con los fondos que reciben anualmente para sus tareas de gestión y funcionamiento.
    5mentarios.
    “¡¡como se nota que eres una víctima del sistema,individualista e insolidario de los tiempos que corren,con ese pensamiento solo se favorece el regreso de la explotación…”. Así hablaba Chávez en el 89, yo de ti me lo haría mirar. Bueno, no! prueba como humorista jajajaja