El Día de los ex enamorados

Desde hace años, los enamorados de todo el mundo tienen un día específico dedicado única y exclusivamente a ellos mismos, el 14 de febrero, que la mayor parte de parejas suelen celebrar normalmente con románticas cenas a la luz de la luna, o con románticos paseos también a la luz de la luna, o con románticos regalos que, en principio, no necesariamente tienen que ser entregados igualmente a la luz de luna, sobre todo si ese día hay luna nueva o hace mucho frío y además llueve o incluso a lo mejor también truena. La suerte de estar enamorados y ser a la vez correspondidos es que cualquiera de esas tres posibilidades de celebración románticas pueden hacerse efectivas no sólo el Día de San Valentín, sino también cualquier otro día del año, entre otras razones porque cuando uno está enamorado suele estarlo, normalmente, desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre, incluidos también los años bisiestos, aunque de vez en cuando pueda haber algún que otro posible pequeño altibajo anímico, seguramente casi del todo inevitable. Si los enamorados, que ya de por sí son personas afortunadas, tienen su propio día, ¿no creen ustedes que deberían de tenerlo también los ex enamorados, o incluso a lo mejor más de uno? Nuestra propia experiencia o la de las personas más próximas puede servir para darnos cuenta de que el grupo de los ex enamorados suele ser siempre muy amplio, y por tanto poco uniforme y homogéneo, pues en él podemos encontrar parejas que continúan juntas pero que ya no están enamoradas ni se aman, así como personas que estuvieron enamoradas de alguien a lo mejor incluso durante años, pero que al no ser nunca correspondidas finalmente se desenamoraron, o personas que tal vez por una mala experiencia dejaron de creer en el amor y que desde entonces no han encontrado a nadie que les haya podido hacer cambiar de opinión. Incluso es posible que una misma persona haya pasado por cada uno de esos tres estados o a lo mejor por dos o por otros a lo largo de su propia vida. Si al final, pese a esas diferencias que pueden existir en las causas y en el proceso de desenamoramiento, se decidiera fijar un único Día de los ex enamorados, las personas que reunieran esa condición tendrían, al menos, un buen motivo para hacerse un regalo a sí mismas, ya que, en principio, resulta coherente y también razonable pensar que nadie más decidiría hacerles un obsequio en una fecha tan señalada, no sólo porque aun sin querer podría suponer ahondar un poco más en la herida, sino también porque entre el momento en que se hizo la compra y el momento en que fue entregado el regalo, el receptor podría haber pasado de nuevo a la condición previa que prometió o juró, o ambas cosas a la vez, que nunca más volvería a intentar recuperar, la de romántico y suspirante enamorado.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

25

07 2010

1 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. postulante a hada #
    1

    “En la vida anímica individual, aparece integrado siempre, efectivamente, -el otro-, como modelo, objeto, auxiliar o adversario”.
    (Psicología de las Masas y Análisis del Yo de Freud).
    Hoy me desperté con ese pensamiento, inmediatamente lA asocié con otra frase que me vino a la mente, si mal no recuerdo, leída en algún libro de Unamuno, que dice así: “Podrás olvidarte de todo pero no morirás sin recordarlo”.