Un corazón en otro

Una de las cosas más bonitas del cine, de las películas, con independencia de las propias historias que nos cuentan, es que a veces nos ayudan a descubrir, de forma inesperada, a escritores o a escritoras que hasta ese momento desconocíamos o de los que sólo conocíamos el nombre o teníamos quizás vagas referencias. Así me ocurrió recientemente con la película En sus zapatos, dirigida por uno de los directores actuales que más me gustan, el norteamericano Curtis Hanson, que además de un gran cineasta me parece una persona con un fondo de sensibilidad, de generosidad y de bondad claramente perceptibles, muy difíciles de encontrar además hoy en día, y no sólo en el mundo del arte. Gracias a dicha película, que a mí me pareció realmente muy interesante y hermosa, descubrí a dos grandes poetas, Elizabeth Bishop y E.E. Cummings, que nunca había leído hasta ahora. De ambos escritores se leen sendos poemas a lo largo del filme, recitados por una de las dos hermanas protagonistas, Maggie (Cameron Diaz), en lo que suponen dos momentos o puntos de inflexión en el desarrollo de la historia de su difícil relación con su hermana, Rose (Toni Collette). El poema de Elizabeth Bishop lleva por título Un arte, y nos habla, en primera persona, de que deberíamos de intentar estar siempre preparados para el dolor que nos puede llegar a producir la posibilidad de una pérdida, la pérdida del amor o de la amistad, que solemos considerar siempre, yo creo que con razón, como un “desastre”. El segundo poema, el de E.E. Cummings, se titula Llevo tu corazón conmigo, y nos habla, también en primera persona, del poder del amor, en su sentido más amplio, de lo que significa su presencia en nuestras vidas, de cómo dos almas pueden llegar a fundirse casi literalmente en una gracias a ese sentimiento. “Llevo tu corazón conmigo,/ lo llevo en mi corazón./ No estoy nunca sin él./ A donde quiera que vaya yo,/ vas tú, mi amor./ Y todo cuanto está hecho por mí,/ lo haces tú, amada mía./ No temo al destino,/ pues tú eres mi destino, amor mío”, dice el poema en su inicio, en el que E.E. Cummings nos cuenta también que en ese amor se encuentra no sólo el “profundo secreto” de su felicidad, sino también el sentido “de un árbol llamado vida”, que crece por ello “más alto de lo que el alma pudiera esperar o la mente ocultar”. Ese amor es tan poderoso, que “es la maravilla que mantiene separadas las estrellas”, como afirmaba también Dante. Al terminar de ver En sus zapatos, me sentí especialmente bien y con un sentimiento de especial gratitud hacia ambos poetas y por supuesto también hacia Curtis Hanson, mientras en mi mente resonaban aún los dos últimos versos leídos por Maggie casi al final del filme: “Llevo tu corazón./ Lo llevo en mi corazón”. En apenas unas pocas palabras, creo que E.E. Cummings nos resume muy bien cuál podría ser la causa principal o esencial del poder inmenso que en nuestras vidas puede llegar a tener o acaba teniendo efectivamente el amor.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

10

06 2010

La publicación de comentarios está cerrada.