Los cupones de los diarios

Los regalos que en la actualidad ofrecen la mayor parte de diarios locales y nacionales, sobre todo durante los fines de semana, pueden dividirse en dos grandes grupos: regalos para los que no es necesario recortar y entregar ningún cupón y regalos para los que resulta del todo imprescindible la entrega de varios cupones, en un proceso que puede prolongarse durante días, semanas o, en los casos más extremos, incluso durante meses. A ello hay que añadir promociones y ofertas de libros o de películas a muy buen precio, que en ocasiones necesitan también de la entrega de un cupón -sólo uno- y en otros casos, en cambio, no. Sin olvidar las promociones que podríamos denominar como mixtas, muy habituales en los casos en que se ofrecen enciclopedias o colecciones, que nos permiten obtener el primer volumen, o el primer disco, o el primer dvd sin pagar nada o quizás sólo un precio simbólico, seguramente para ayudarnos a que nos demos cuenta de que realmente puede valer la pena hacer esa colección, a pesar de que ya a partir de la segunda semana se incremente su precio de una manera sensible. No conviene olvidar tampoco en este contexto de dádivas las ya clásicas fichas llamadas coleccionables, éstas sí siempre gratuitas, o el hecho de que en ocasiones, de forma inesperada, un diario nos puede anunciar la inminente entrega de un regalo o de un artículo u objeto a un precio casi regalado, algo para lo que deberemos de estar sin duda especialmente atentos, ya que tendrá lugar un único, concreto y específico día, y ningún otro día más. Dada la gran cantidad y variedad de promociones, de obsequios y de cupones existente hoy en día, no resulta nada extraño que a veces sintamos una especie de estrés pre-regalo, o que nos hagamos un lío monumental y a partir de un determinado momento no sepamos ya muy bien qué diario regala qué, en qué condiciones y cuándo. Mis buenos amigos Josep y Joana ironizaban hoy conmigo sobre este asunto, señalando que a partir de ahora quizás sería conveniente colocar una pizarra en la entrada de cada kiosco, sobre todo durante los fines de semana, en la que se especificase la oferta concreta de cada diario. Asimismo, bromeábamos acerca de que tal vez llegará un día en que para poder conseguir un regalo nos pedirán previamente el preceptivo cupón con su correspondiente copia compulsada, una fotocopia del carnet de identidad y una copia de nuestra última declaración a Hacienda. Los diarios en soporte electrónico parecen librarse, al menos por ahora, de este auténtico mare mágnum, pero no conviene confiarse demasiado, pues quizás el siguiente paso que se dé en breve sea el de la aparición del cupón en tres dimensiones -en 3D- o incluso del cupón digital.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

13

06 2010

La publicación de comentarios está cerrada.