La gata bajo la lluvia

Uno de los recuerdos más dulces y hermosos que guardo de mi padre, de nombre Juan y de apellidos Aguiló Forteza, es el de verle escuchando algunas tardes las rancheras que Rocío Dúrcal popularizó a finales de los años setenta, compuestas la mayoría de ellas por Juan Gabriel, con grandes canciones como Me gustas mucho, No lastimes más, Me nace del corazón o Fue tan poco tu cariño. Esos años fueron especialmente difíciles para nuestra familia y en especial para mi padre, que fallecería prematuramente, en 1982, con apenas 50 años de edad, y tras haber sufrido de verdad mucho. Siempre he pensado que aquellos atardeceres en los que él solía escuchar sobre todo a la gran Rocío Durcal, fueron de los pocos momentos que seguramente él mismo habría considerado como realmente felices y dichosos en aquella época de su vida. De todas aquellas maravillosas rancheras, la que a mí más me gustaba era La gata bajo la lluvia –de Rafael Pérez Botija-, que es, sin ninguna duda, una de las canciones más tristes y desoladas que he podido escuchar a lo largo de mi vida, tan diferente en el fondo y en la forma de la primera canción que escuché, en mi infancia, de Rocío Dúrcal, Más bonita que ninguna. Tanto me gustaba también esta canción, que mi primera crónica publicada hace diez años en Última Hora la titulé ‘UM, más centrista que ninguna’, como una especie de cariñoso homenaje secreto a esa gran artista española, desaparecida hace ya cuatro años. Ayer por la noche, no sé muy bien por qué, acabé sintonizando un programa de Telecinco, ‘Enemigos íntimos’, que contaba con la presencia de quien fuera su marido, Junior, que habló sobre su mala relación actual con los tres hijos habidos en su matrimonio. A los pocos minutos, decidí cambiar de canal de forma definitiva, pues no me estaba gustando nada lo que estaba viendo y escuchando, sobre todo por parte de los periodistas invitados a dicho programa. Sin duda, Junior está pasando ahora por unos muy malos momentos a nivel personal, y me temo que también sus hijos, y me duele ver que esos problemas estrictamente familiares acaban teniendo una innecesaria repercusión pública. Quizás por ello, prefiero recordar ahora a Junior décadas atrás, cuando fue uno de los más brillantes integrantes del mítico grupo de pop Los Brincos o cuando formó un dúo con Juan Pardo, como me gusta recordar también a mi padre escuchando a Rocío Dúrcal, cantando rancheras, aunque fueran las rancheras más tristes y desoladas del mundo, las que atraviesan nuestra alma, las que son como lágrimas en soledad, en silencio y en penumbra, como sin duda lo era y para mí lo será siempre La gata bajo la lluvia. 

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

23

06 2010

1 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. javier #
    1

    RECUERDO A MI PADRE ESCUCHAR Y VER LOS VIDEOS DE ROCIO DURCAL.
    SE ALEGRABA Y PARECIA HIPNOTIZADO CUANDO LA VEIA. MI MADRE ME PEDIA QUE SE LO PUSIERA, LAS CANCIONES Y LAS PELICULAS PARA QUE EL NO SALIERA DE LA CASA.

    LO RECUERO MUCHO EN SU SOFA SENTADO Y ME PEDIA QUE LE PUSIERA A ROCIO.
    Y DECIA ESA MUJER CANTA BIEN Y BONITO Y ADEMAS ES MUY BONITA.
    EL MURIO A LOS 68 Y EN MI CASA SIEMPRE SE LE RUECUERDA POR MUCHAS COSAS.. ESTA ERA UNA DE ELLAS.

    MI MADRE LO RECUERDA MUCHO CUANDP ESCUHA LAS CANCIONES DE ROCIO