La “depre” de Zapatero

Nuestro querido ex presidente del Gobierno Felipe González afirmaba ayer por la mañana, en una entrevista en la Cadena Ser, que ve a nuestro querido presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, “golpeado por la realidad de la crisis”, y que el peso de esa carga “se le nota” en la evidencia de un cierto desgaste físico, por ejemplo en el hecho de que está un poco más delgado o de que incluso tiene más canas. Yo creo que esa misma percepción de desgaste, o incluso algo mayor, podría tenerla Felipe González si observase hoy mismo, con el mismo detenimiento, los rostros de muchos de sus compatriotas, de la gente de la calle, de los pequeños y medianos empresarios, de los autónomos, de las personas que no pueden llegar a fin de mes -incluidos muchos funcionarios-, de las familias en que ninguno de sus integrantes dispone de ingresos ni de ayudas, de los cientos de miles de personas que desde 2008 han pasado a engrosar las cada vez más crueles y abultadas estadísticas del paro. Si Felipe González viera hoy mi rostro y me conociera de antes, vería que yo también estoy ahora un poco más delgado y que incluso tengo también más canas. Yo no dudo del desgaste físico y del cansancio de José Luis Rodríguez Zapatero, y de verdad que preferiría que no lo tuviera, de verdad, lo digo muy sinceramente, pero, con todo, creo que él cuenta sin duda con una ventaja esencial con respecto a todos nosotros, y es la de que hasta hace prácticamente dos días pensaba que no había crisis en España, por lo que su desgaste físico y su cansancio se habrían iniciado, como quien dice, hace unas poquitas semanas, cuando la Unión Europea y Barack Obama le dijeron, para su sorpresa, que sí había crisis en nuestro país, que fue cuando anunció luego el ya famoso “decretazo”, mientras que el desgaste físico y psíquico de millones de españoles empezó como mínimo hace ya dos años, y desde entonces no ha hecho si no ir poco a poco a más. Y eso sí que puede provocar un verdadero y absoluto cansancio. La pasada semana, Felipe González expresó públicamente ante José Luis Rodríguez Zapatero y ante decenas de representantes institucionales de su partido su preocupación por la “depre colectiva” que habría detectado entre sus compañeros del PSOE a causa de la crisis. “Felipe, de depre nada, no estamos nada deprimidos los socialistas, estamos con toda la fuerza y todas las ganas”, le respondió el presidente. No haremos aquí un chiste fácil sobre por qué no estarían ahora deprimidos muchos diputados y senadores del PSOE, porque ese chiste podría valer igual para muchos diputados y senadores de otros partidos, pero yo creo que si la UE y los mercados internacionales están dejando de confiar en nosotros a un ritmo cada vez más acelerado, no es principalmente por nuestra deuda, nuestro déficit o nuestra tasa de desempleo, sino porque cuando observan con detenimiento el rostro de nuestro presidente, ven que incluso cuando sonríe no se percibe ahora ninguna otra cosa más que la profunda “depre” de Zapatero.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

15

06 2010

1 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Javier #
    1

    a lo mejor la ayuda que necesitaba Zapatero era de Gonzalez, no lo se la verdad… escuchar este comentario que yo he oido esta mañana en Punto Radio http://www.puntoradio.com/popup/audio.php?id=44405