Josep Oliver y ‘Cisne Negro’

Durante varios años, mi buen amigo Josep Oliver me insistió para que algún 23 de abril, Día del Libro, diera una charla sobre literatura en el centro escolar del que él es profesor, La Inmaculada, ubicado en la hermosa barriada palmesana de El Terreno, para mí una de las más hermosas de nuestra ciudad. Año tras año, yo siempre le agradecía, de forma invariable, su amable ofrecimiento, pero, de forma invariable también, alegaba mi gran timidez congénita o mi mucho trabajo en aquel entonces para finalmente no ir. Pero este año Josep fue especialmente persuasivo, y casi sin darme cuenta me vi hace poco más de un mes en una clase de segundo de ESO de La Inmaculada, hablando de la relación entre periodismo y literatura. La verdad es que la experiencia de esa charla me gustó mucho y me resultó además muy agradable, sobre todo porque la mayor parte de alumnos y alumnas estuvieron muy participativos, haciendo preguntas y comentarios, todos ellos, sinceramente, muy interesantes. Así que desde aquí quiero dar las gracias a esa clase de segundo de ESO y por supuesto también a Josep, a quien aprecio y admiro en la misma medida, es decir, realmente mucho. A Josep le conocí en Última Hora años atrás, cuando empezó a trabajar como corrector en la sección de ‘Cierre’ del diario. A él debo agradecerle y por supuesto también a Toni Martín y a Ana Pérez -sus antiguos jefes- la gran paciencia que siempre tuvieron conmigo, pues casi cada día yo solía entregar mis textos muy poco antes de la hora máxima fijada para el cierre, las doce de la noche, o incluso un poquito después, pero ellos nunca me presionaron ni me hicieron sentir mal en ningún momento ni en ningún sentido. Al contrario, pues siempre me sentí muy querido por los tres. De hecho, únicamente, con suma delicadeza, solían recordarme que en principio el periódico tenía que salir al día siguiente, por lo que me pedían que, por favor, intentase entregar mi página -que en algunas ocasiones era más de una- lo antes que pudiera, a ser posible antes del inicio de la madrugada. A veces siento nostalgia de aquellos tiempos, de aquellas noches, de aquellos días, pero por fortuna aún sigo ahora en contacto con el buen Josep, gran especialista en el mundo del cómic, que desde hace una década es además el máximo responsable de la revista Cisne Negro, dedicada esencialmente a la literatura y al arte. Esta gran revista nació en papel, y desde hace un tiempo existe también en formato digital (http://go.to/cisnenegro). Desde que le conozco, siempre me ha gustado mucho poder hablar con Josep de cine, de literatura o de periodismo. El día de mi charla en La Inmaculada, pude comprobar también algo que ya intuía, o que de algún modo yo creo que ya sabía, que Josep es además un muy buen profesor, un profesor muy querido y respetado por su alumnos, porque estoy seguro de que ellos también intuyen o saben que tienen la suerte y la dicha de poder contar con una buena -y preparada- persona como “profe”, una persona que les contagia su pasión ilimitada por la literatura y por la vida.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

04

06 2010

2 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. 1

    Moltes gràcies, Pep Maria, per les teves amables paraules.

  2. Andrés Castaño #
    2

    Pep Maria, Josep, tots dos sou uns cracks!
    Una abraçada desde Madrid!