El “share” de los artículos digitales

Seguramente, llegará un día en que, en general, se leerán más las columnas o los artículos de opinión publicados en las ediciones digitales que no los publicados en las ediciones de papel, en el caso de que los lectores de un diario concreto puedan elegir entre uno y otro formato, claro. El mundo de los medios de comunicación se encuentra desde hace varios años en un proceso de cambio continuo debido a los constantes avances tecnológicos, y creo que en estos momentos resulta difícil poder saber a ciencia cierta cuál puede ser el futuro de los periódicos publicados en el tradicional formato de papel. En la actualidad, los “parientes pobres” de todo ese proceso son los blogs. Las consideradas como grandes firmas de cada diario o de cada revista aparecen siempre en las ediciones que podemos comprar en el kiosco, más allá de que puedan aparecer también o no en las ediciones digitales, mientras que en los blogs sólo suelen aparecer, salvo excepciones, las firmas en las que por ahora no se confía tanto o aquellas otras que, por diversas razones, un medio considera que no tienen aún la entidad suficiente para poder salir también en papel. Acaso el comentario más revelador en este sentido que han recibido los ‘duendes’ digitales fue el de un compañero de profesión que escribió lo siguiente: “Como periodista me avergüenza leer tu blog. Menos mal que en UH no te dejan escribir tanta barbaridad”. Eran los tiempos en que yo me oponía con gran vehemencia a una posible moción de censura en Cort y en que sin duda utilicé algunas expresiones desafortunadas o realicé algunas valoraciones seguramente algo injustas hacia varias personas concretas, por las que ahora me disculpo. En cualquier caso, para ese compañero de profesión sólo tendría entidad periodística, por tanto, lo que aparece publicado exclusiva o previamente en la edición de papel de un periódico o de una revista que no tenga sólo una existencia digital, como sin ninguna duda debe de suceder en su caso, por la gran jactancia con que estaba escrito todo su comentario, desde la primera línea hasta la última. Es cierto que el “share” -por llamarlo de algún modo- de la mayor parte de artículos digitales es mucho menor aún que el de los artículos publicados en las ediciones en papel, y en este sentido estoy seguro de que los nuevos ‘duendes de la ciudad’ tienen ahora muchísimos menos lectores que cuando se editaban en las páginas de ‘Ciutat’ o en la página número 4 de Última Hora, por lo que no puedo sino agradecer de corazón el apoyo incondicional de quienes los leen ahora, prácticamente todos ellos seguidores provenientes de su primera etapa en papel. Su confianza y su afecto hacia mí, su manera de ser -que intuyo muy próxima a la mía, es decir, sentimental y melancólica- y su posible labor de proselitismo hacia esta columna, son el mejor premio que puedo recibir y recibo. Por eso, no cambiaría por nada del mundo a estos lectores míos actuales, con independencia de mi bajo “share” en algunos días poco inspirados o críticos.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

27

06 2010

1 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Tomeu #
    1

    No te olvides que no es lo mismo que un articulo se imprima 30000 veces con que sea leído ese mismo numero. Piensa además que los artículos digitales estarán siempre disponibles y que no están limitados a ese pequeño espacio de tiempo en que el papel de periódico pasa de ser leído a usarse para encender fuego, envolver los huevos recién cogidos del gallinero, o para hacer el carrilito para evitar que se pise lo fregao.