Para mejorar el mundo

Desde hace ya cierto tiempo, pienso que todos tenemos, si lo deseamos, una misión en este mundo, la de hacerlo, en lo poco o en lo mucho que dependa de nosotros, mejor, aunque sea sólo un poquito mejor. Para mí, nuestra justa manera de agradecer que se nos haya otorgado el don de la vida es intentar que cuando nos vayamos, de algún modo hayamos conseguido mejorar el mundo, que sea algo mejor de cuando nosotros vinimos de forma inesperada y no prevista a él. A menudo, sólo es necesario que se cumplan pequeñas rutinas en el día a día o que se produzcan diminutos cambios, que en ocasiones pueden llegar a parecer en un principio casi imperceptibles. Artistas, trabajadores manuales, artesanos, técnicos, especialistas, políticos, periodistas, profesionales liberales, científicos, operarios, médicos, maestros, obreros, empresarios, comerciantes, sea cual sea nuestra profesión o nuestra vocación, si lo deseamos, todos podemos mejorar un poco el mundo cada día, aunque sólo sea un poquito. El mundo se mejora ya sólo con una canción hermosa, con una película que nos ha emocionado y nos ha hecho reflexionar, con un poema que nos habla del amor. El mundo se mejora ya sólo con una barra de pan crujiente y bien hecha, con la belleza de determinados objetos de uso cotidiano, con una persona que ha hecho ese día su trabajo lo mejor posible, con un maestro que nos ha contagiado en clase su pasión por el saber y por la vida. El mundo se mejora ya sólo cuando somos respetuosos, o educados, o hablamos en voz baja, o ayudamos desinteresadamente a alguien, o -si hemos hecho algo mal- pedimos perdón. El mundo se mejora ya sólo con una ley o con un plan que tienen como objetivo esencial el de hacer mucho mejor la vida de muchas personas, y mejora también con que alguien nos atienda de forma amable y afectuosa, con que los medios de comunicación intentemos ser siempre ecuánimes y buscar la verdad, con que todos intentemos en la medida de nuestras fuerzas que no se apaguen nunca las antorchas de la libertad y de los derechos humanos. El mundo se mejora ya sólo con que seamos solidarios, con que tengamos compasión y sepamos perdonar, con que pensemos que no siempre tenemos razón, con ser conscientes de que a veces tenemos que rectificar e iniciar quizás otros caminos nuevos en nuestras vidas. El mundo se mejora ya sólo cuando soñamos o deseamos en lo más profundo de nuestro espíritu o de nuestro corazón que sea mejor. Sólo mejor.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

01

04 2010

2 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Tu Admiradora #
    1

    Creo que conseguir un mundo mejor se basa como bien tu apuntas en el respeto y la educación. Creo que para ello basta con mirar a nuestro alrededor, y observar como podemos ser mejores, simplemente regalando una sorinsa o dedicando unos minutos a alguien que tenga la necesidad de ser escuchado, no vamos a solucionarle ningún problema, pero por lo menos podemos ayudar a aligerar su carga, que ya es mucho. A veces estamos tan inmersos en nuestra vida y en nuestras preocupaciones que no somos capaces de ver que el simple gesto de tender una mano, o de prestar atención a las personas que están a nuestro alrededor puede hacerles un mundo mejor por unos instantes, ya que no se sienten tan solos y desamparados. A veces es tan fácil y el gesto es tan insignificante que nos pasa desapercibida la necesidad ajena. Somos tan egoístas que sólo nos duele nuestro dolor. Creo que deberíamos empezar a ejercitar el don de la generosidad, que debemos tener por naturaleza, pero que la vida cotidiana, el egoísmo, la envidia y muchas cosas más nos han hecho olvidar, e intentar hacer un mundo mejor para nosotros mismos y reflejarlo en los demás

  2. Catalina Coll i Marí #
    2

    No hi ha res a afegir ,gran escrit,amb molt de contingut per a començar aquest mes d’abril.Salutacions