Ocho personas justas

El pasado martes, los catorce ediles del PP del Ajuntament de Palma se reunieron para hablar sobre la moción de censura que el presidente de la Junta Territorial, José María Rodríguez, y sus seguidores llevan meses preparando de espaldas a la mayor parte de dichos ediles y de su propio partido. Ocho regidores y regidoras se mostraron contrarios a una posible moción, incluidos Catalina Cirer y quienes le son leales, y los seis restantes se mostraron favorables a intentar desbancar ahora a la socialista Aina Calvo de la Alcaldía de la ciudad. Como ciudadano de Palma y como persona que hace tres años votó la lista encabezada por Cirer, siempre estaré agradecido a esas ocho personas justas, a esas ocho personas buenas, que votaron en contra de la moción de censura, porque son ellas, como escribí en unos ‘duendes’ anteriores –Golpe de Estado en Palma-, las que “hasta ahora están salvando la dignidad democrática y manteniendo la honestidad de un partido que en la capital balear está en caída libre desde que está controlado de nuevo por los rodriguistas”. ¿Cuál fue la reacción de Rodríguez y de sus seguidores ante esa votación sin duda absolutamente contraria a sus fines? Pues nada más y nada menos que filtrar ayer al mediodía una noticia absoluta y rotundamente falsa a un medio de comunicación digital, en concreto, que el presidente del PP balear, José Ramón Bauzá, y el presidente de UM, Josep Melià, habían alcanzado ya un acuerdo definitivo para presentar la moción de censura en Palma. La alarma creada entre la mayoría de ediles del Grupo Municipal Popular de Palma fue tan grande, que Bauzá se reunió por la tarde de urgencia con el portavoz del PP en Cort, Julio Martínez, y con Cirer, para decirles que era absolutamente falso que hubiera ya un acuerdo. Si la mayoría de ediles del PP no quieren la moción de censura y la dirección del partido tampoco la ve aún clara, pero pese a ello Rodríguez y sus seguidores la dan ya por segura y dicen que se hará, ¿cómo calificarían ustedes este hecho? Yo, muy humildemente, lo calificaría como “Golpe de Estado”, además de un intento de manipulación sin precedentes, que, al menos para mí, debería de suponer como mínimo la apertura de un expediente disciplinario en el seno del PP balear, porque si siendo de una gravedad extrema lo que pasó ayer, no se hizo nada, me pregunto qué será lo siguiente que veamos, ¿una conspiración para intentar derrocar y acabar con Bauzá?, ¿la eliminación de Cirer y de los cireristas?, ¿el asalto armado a la Alcaldía? Llegados a este punto, quiero contestar a una persona que bajo el pseudónimo ‘Incitatus’ ha hecho un comentario a los ‘duendes’ titulados Golpe de Estado en Palma. Ese lector, sin ninguna duda rodriguista, me pregunta si soy periodista y si soy representante de los medios de comunicación, y mi respuesta es que sí. A continuación, ese mismo lector pone en duda que yo sepa -como de verdad sé- que los rodriguistas filtran noticias -por llamarlas de alguna manera- de forma interesada, y me pregunta que cómo lo sé y también quién me “filtra” lo que dicen y opinan “los cireristas”. Como gracias a Dios el nuestro no es un estado policial ni dictatorial, al menos que yo sepa, y como no me gusta que alguien que se ampara en el anonimato pretenda someterme a un “tercer grado” intentando vulnerar todas las reglas mínimas de cualquier estado de derecho, me permitirá ese lector que no le conteste. Más adelante me pregunta si yo soy realmente “tan simple” de dividir el mundo entre “buenos” -Cirer y sus seguidores- y “antidemocráticos” -Rodríguez y sus seguidores-. Yo no suelo contestar nunca cuando alguien me insulta o intenta ofenderme o menospreciarme, pero en este caso haré una excepción, porque mi familia me enseñó que hay que intentar ser siempre respetuoso y educado, incluso -o sobre todo- con quienes no lo son. Mi respuesta sería que si todas aquellas personas que de buena fe -y por supuesto absolutamente demócratas- que confían en Rodríguez conocieran la realidad de cómo ha estado promoviendo la moción de censura, con la inestimable colaboración de la presidenta de UM de Palma, Cristina Cerdó, no digo que pasarían a ser cireristas de inmediato, pero desde luego, al menos en mi humilde opinión, dejarían de ser rodriguistas al momento. Por último, dicho lector me pide que, por favor, “no ponga en tela de juicio lo que libremente han elegido los militantes del Partido Popular, porque cuando llama antidemocrático a Rodríguez, también se lo está llamando a quienes le votaron”. Yo nunca he puesto en tela de juicio lo que libremente han elegido los militantes del PP, y nunca lo haría, y, por tanto, no estoy de acuerdo con su conclusión final, pero es sólo mi humilde opinión, la de una persona “simple”, como ese mismo lector me califica. Como es también mi humilde opinión que gracias a esas ocho personas justas y buenas del Grupo Municipal Popular del consistorio palmesano de las que hablé al principio de estos ‘duendes’, la democracia sigue siendo aún democracia en Palma.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

29

04 2010

2 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Funcionario #
    1

    Yo creo que alguien ve fantasmas donde no hay, es la primera vez que el Partido Popular tiene un presidente de la junta de Palma elegido democraticamente por todos los afiliados de Palma.
    Al ser una persona elegida democraticamente por los afiliados a veces no gusta a todos y quieren desprestigiarlo a cualquier precio, comentario o noticia.
    Pep Maria, no veas otra cosa que lo mejor para la ciudad de Palma, en estos momentos Palma esta sin gobierno, necesitamos un cambio y no de cromos sino de gente que quiera Palma.

  2. 2

    Como me periodista me avergüenza leer tu blog . Menos mal q en UH no te dejan escribir tanta barbaridad Pep María. Ni Cirer es tan santa ni Rodríguez tan ogro. Conozco a todos los ediles del pp q tú separas en buenos y malos injustamente. Tú mejor q nadie q aprecias y conoces a Cirer sabes de su inoperancia como gestora. No son ningún secreto ni sus lloros, ni sus neuras, ni sus cambios de humor cuando gobernaba con sus concejales a los q gritaba constantemente. De puertas para adentró gobernó con histerismo. Como yo sí soy ecuánime, no como tú, sí reconoceré el gran populismo y cercanía de Cirer con los ciudadanos pero de líder no tiene nada. Desde 2007 solo ha asumido una contradicción tras otra con su que viene el lobo traducido a me vuelvo al Sabadell q nunca cumple. Por qué no quiso intentar la reelección? Por cobardía? Por qué no escribes que Marina Sans no dignifica la política aferrándose al cargo? Contéstame que yo sí tengo argumentos para desmontar tus tesis y hace más años que tú q ejerzo de periodista. Y no digas q he sido mal educado porque sabes q no es cierto. Respeto todo lo q escribas mientras no lances la sombra de la duda de la honestidad de 6 concejales. Eso es deleznable, compañero