Golpe de Estado en Palma

En las elecciones municipales de 2007, voté por vez primera en Palma al PP. Nunca antes le había votado, pero hace tres años consideré que la labor realizada en el pasado mandato por el equipo liderado por la popular Catalina Cirer había sido, al menos para mí, muy notable en líneas generales. Nunca me he arrepentido de ese voto, pero es cierto que algunas de las cosas que todos hemos conocido después, me llevaron a la convicción, ya casi desde el inicio del actual mandato, de que lo mejor para la ciudad había sido, paradójicamente, que Aina Calvo pasase a ser la nueva alcaldesa. Y sigo manteniendo esa convicción, que se vio reforzada cuando José María Rodríguez salió elegido presidente de la Junta Territorial del PP de Palma, momento en que para mí este partido entró en una deriva absoluta en la capital balear, deriva que lo está llevando irremediablemente al abismo, un abismo en el que todos los ciudadanos podemos vernos finalmente envueltos -incluidos quienes votamos al PP- si se acaba consumando la moción de censura que se está planeando, que en los términos en que se ha estado preparando yo calificaría de auténtico “golpe de Estado”. Una moción de censura es un elemento perfectamente legítimo y democrático para que pueda haber un cambio de gobierno en cualquier institución, incluida por supuesto el consistorio palmesano, pero para mí ha de reunir una serie de requisitos básicos, esenciales e imprescindibles, que en ningún caso se estarían dando en este caso. José María Rodríguez y Cristina Cerdó -presidenta de UM en Palma- llevan meses reuniéndose en secreto, a espaldas de las direcciones de sus respectivos partidos, para preparar la moción de censura. No creo que pueda haber en el mundo mayor deslealtad hacia un partido y hacia esa ciudadanía que ambos dicen defender. Además, la mayor parte de regidores y regidoras del PP del Ajuntament de Palma, incluida Catalina Cirer, se están enterando por los medios de comunicación -¡por los medios de comunicación!- de todos los pasos que están dando Rodríguez y sus seguidores para intentar desalojar por la fuerza a Calvo de la Alcaldía, porque Rodríguez no les dice nada y les oculta información a esos mismos regidores y regidoras populares, que son los que, gracias a Dios, no quieren que haya una moción de censura en Palma, los que hasta ahora están salvando la dignidad democrática y manteniendo la honestidad de un partido que en la capital balear está en caída libre desde que está controlado de nuevo por los rodriguistas. Rodríguez y sus seguidores están actuando ahora de nuevo como han actuado siempre, filtrando informaciones de forma interesada a todos los medios, en este caso concreto para intentar poner contra las cuerdas a la actual dirección regional de su partido. Rodríguez y sus seguidores llevan décadas queriendo que los periodistas sean únicamente simples escribas de sus designios, pero por fortuna no todos lo son. Las mayores críticas contra Rodríguez y sus seguidores a lo largo de estos años no las he escuchado desde las filas del PSOE o del Bloc, sino desde las del propio PP. Y creo que no hace falta decir ni explicar por qué. Esa es la realidad. Esa es la verdad. Si el presidente del PP balear, José Ramón Bauzá, y el presidente de UM, Josep Melià, dan finalmente luz verde a la moción de censura en Palma, habrán muerto en ese mismo instante -y para siempre- los deseos de “regeneración” y de “refundación” expresados respectivamente por ambos líderes semanas atrás, y ya nunca más volveré a creer ni a confiar en ambos partidos. Nunca más. Es cierto que en Palma hay un equipo de gobierno en minoría desde hace dos meses, un equipo que a veces hace cosas bien, otras regular y otras mal -como todos los equipos-, pero en absoluto la ciudad está paralizada, como afirman Rodríguez y sus seguidores, y además es un equipo de gobierno unido, algo que no ocurriría con un equipo del PP en las actuales circunstancias, en donde mi admirada Catalina Cirer y quienes aún le son leales, que admiro igualmente, sufrirían lo indecible -política y humanamente- en los doce meses que restan de mandato, con Rodríguez y sus seguidores actuando siempre a traición, con deslealtad y en la sombra. Hace tres años, voté a Cirer y al PP, y votaría de nuevo cualquier lista en la que estuviera ella -siempre y cuando no hubiera rodriguistas, claro-, porque es una persona íntegra, preparada y honesta, como lo son también todos los cireristas, pero mi deseo como ciudadano en estos momentos es que Calvo continúe como alcaldesa hasta 2011, y defenderé ese deseo siempre que pueda y donde haga falta. Personalmente, cualquier otra posible opción en estos momentos sería para mí profundamente antidemocrática, y en ningún caso quiero ser partícipe de ella. Cualquier otra opción supondría, al menos para mí y en las actuales circunstancias, un auténtico “golpe de Estado” en Palma.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

23

04 2010

7 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. alicia #
    1

    Cualquier otra posible opción le sería “profundamente antidemocrática”?¿
    Y no le parece “profundamente antidemocrático” que se esté gobernando en minoria??
    Odio el radicalismo..

  2. María #
    2

    Como siempre, mi enhorabuena, señor Aguiló. A Alicia, sólo comentarle que está un poco liada. Gobiernos en minoría hay en todo el mundo. Y un gobierno del PP sería también en minoría. La señora Alicia me parece un poco demasiado radical.

  3. Rothbardian #
    3

    2003-2007 ayuntamiento de Palma = Brutales agresiones expropiatorias.
    Siendo el politiquerío en sí una sarta de innecesarios y dañinos parásitos al servicio del banksterismo, léase criminales expropiadores ambos (ver hanshoppe.com y juandemariana.org/videos/114), nadie en su sano juicio puede dudar sin incurrir en fatal contradicción que corresponde desterrarlos a los regiones más inhóspitas del planeta, previa extracción a todos ellos del duplo de lo expoliado (sí, CML 1188 del buenazo de Alfie IX y la mejor del mundo hasta hoy) para debidamente compensar a cada víctima individualmente. Fuera bancos centrales y banca fraccionaria. La banca y el dinero debe ser privado con coeficiente al 100% y patrón oro. Fuera pseudo-derechos. El derecho verdadero es único y privado, universalmente válido (igual) para cada uno en todo momento y lugar. Idem servicios de seguridad.

  4. joana #
    4

    Me parecen conclusiones sensatas y serias, si bien no comparto algunos de sus argumentos. No entiendo, por ejemplo, su apoyo a Cirer cuando usted mismo reconoce su incapacidad real para gobernar incluso entre los suyos. No entiendo que la ambicion de Cirer supere su necesidad de un comportamiento digno, de asegurar un minimo de gestion en su mandato. Con toda seguridad es mucho mejor que otros miembros de su partido, pero la mayor parte de la poblacion, me temo, supera ampliamente las actitudes y aptitudes de la mayor parte del equipo del PP. Y, siendo asi, que la ambicion politica te lleve a considerar que el fin justifica los medios (colaborar con el PP)… Se me hace dificil confiar en alquien así, la verdad. De hecho, no confio.

  5. Vanessa #
    5

    Hola Josep Maria. Recorto y guardo sus artículos desde hace ya mucho tiempo. ¡Ya no sé ni dónde ponerlos! Algunos me entristencen un poco, pero siempre hay en ellos esperanza, cosa que nos viene bien ahora que esta ciudad parece Fort Apache a punto de claudicar (como diría Ismael Serrano). Me siento realmente alegre de que haya decidido hacer un blog y compartir sus opiniones con los internautas. Me encantan sus relatos.

    Un saludo de una duende (si se me permite considerarme una)

    ¡Que tenga un buen día!

  6. Alicia #
    6

    Para que se aclare la señora María en un gobierno en minoría gobierna la minoría más alta. Así que, lo que pasa aquí no es lo habitual en todo el mundo. No hay mayor despota que el que cree que su verdad es absoluta.

  7. Incitatus #
    7

    Sr. Aguiló, es Ud. periodista?, es Ud. un representante de los medios de comunicación?, Ud. Critica al Sr. Rodriguez y a todos los Concejales que no están con la Sra. Cirer y les acusa de filtrar a los medios de comunicación lo que interesa? … y Ud. cómo sabe todo eso?, quién le filtra a Ud. lo que dicen y opinan los Cireristas?, por qué sabe Ud. tanto de los estados de ánimo de la Sra. Cirer?, es eso leal, tal y como Ud. defiende? … Realmente es Ud. tan simple que es capaz de dividir al mundo entre los leales, honestos y buenos (Cirer y su gente) y los desleales, antidemocráticos (Rodriguez y los suyos)? …
    Ud. Sabe mejor que nadie que, por primera vez en la historia del Partido Popular, todos los militantes tuvieron la oportunidad de elegir a su Presidente de manera totalmente democrática (por cierto, algo que no han seguido de ejemplo el resto de partidos que se dicen defensores de la democracia) y de esa elección salió Presidente del PP de Palma José María Rodriguez … tiene eso alguna validez para Ud.?
    Acepto que no le guste el Sr. Rodriguez, acepto que considere a Cirer una buena persona y una gran política, pero por favor, no ponga en tela de juicio lo que libremente han elegido los militantes del Partido Popular, porque cuando llama antidemocrático a Rodriguez, también se lo está llamando a quienes le votaron.