Palabras de amor

Palabras de amor, sólo palabras de amor. En una muy, muy larga carta manuscrita, en una breve nota de un regalo, en la dedicatoria de un libro o de una película, en un mensaje de nuestro pequeño móvil, en una llamada telefónica, en cada encuentro entre dos personas enamoradas, y también en el momento de la separación, aunque sea sólo momentánea, aunque sea sólo de unas pocas horas, palabras de amor. En la adolescencia, en la juventud, en la edad adulta, en cualquier posible edad de la vida, con timidez o con valentía, en secreto o con conocimiento y reconocimiento público, palabras de amor. Entre un hombre y una mujer, entre una mujer y un hombre, entre un hombre y un hombre, entre una mujer y una mujer, porque lo único que importa, porque lo único que debería de importar siempre, es sólo todo lo que existe entre un corazón y otro corazón, palabras de amor. En todos los idiomas, en todos los países, en todas las tierras y culturas, en todas las vidas, desde los orígenes del mundo hasta el final de los días, hasta el último instante de una larga vida quizás compartida, palabras de amor. En un cuento infantil de príncipes y princesas o de duendes y de hadas, en un poema, en una canción, en una novela, en una película, en una obra de teatro, en la actuación silenciosa de un mimo, en una ópera desesperadamente romántica, palabras de amor. Escritas en piedra, en un árbol, en una pared en algún rincón de nuestra ciudad, en la arena, en el viento, en una ola del mar, en un cristal que parece que está nublado, palabras de amor. A plena luz del día, o cuando la ciudad parece que duerme, y desde lejos todas las luces son como pequeñas estrellitas, o cuando suenan los acordes de una guitarra en la noche o las notas de un piano desde un patio silencioso y antiguo, palabras de amor. Para ayudar a paliar el dolor, o la soledad, o la incomprensión, o cualquier posible tipo de temor o de miedo, palabras de amor. En nuestros sueños, en nuestra mirada, en la parte más compleja y mágica de nuestra propia mente, en nuestras manos cuando acarician o abrazan, en nuestro metafórico y a la vez también real corazón, palabras de amor. Para provocar una sonrisa dulce, para ayudar a poder detener o a secar una lágrima, para poder sentir más profundamente una emoción, para ayudar a pensar que tal vez deberíamos de amar mucho más cada día de nuestras propias vidas, palabras de amor. Por si al final hubiera otra vida, por si pudiéramos recordar de algún modo todo lo que antes pasó y pudiéramos vivir a la vez también un futuro otra vez igualmente enamorado, palabras de amor. Por si no hubiera más vida que esta vida, y sólo hubieran de quedar de mí, en algún rincón, unas pocas líneas escritas, todas ellas llenas de esta misma y dulce melancolía, palabras de amor. Sólo palabras de amor.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

02

03 2010

3 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Una admiradora #
    1

    Aunque deriven en lágrimas o despierten una sonrisa necesitamos oir palabras de amor, palabras que nos den la vida.

  2. Loli #
    2

    El verdadero amor es el que nos dice que aquella persona con la que decidimos vivir un día,después de tantos años sigue siendo la persona con la que deseas seguir a pesar de sus defectos.Dicen los poetas que cuando el amor no es locura no es amor,pero a medida que pasan los años la locura del enamoramiento da paso a un amor maduro que te da armonía y paz.

  3. postulante a hada #
    3

    como dijo Lorca …” amor, amor, amor. Hasta que se me pongan de plata los labios”…