Las lágrimas de Maria Antònia Munar

Afirman quienes ayer estuvieron allí, que la ex presidenta del Parlament y ex presidenta de Unió Mallorquina, Maria Antònia Munar, lloró cuando supo las medidas cautelares que iba a solicitar contra ella el fiscal Joan Carrau. Fueron apenas unas pocas lágrimas, al parecer contenidas, pero resultaron suficientes para que los distintos medios de comunicación hayan destacado -con una ironía que a mí personalmente me ha desagradado- este hecho, por lo sorprendente e inhabitual, como dando a entender que hasta ahora nadie había visto llorar a Munar, o no al menos en público. Y sin embargo, sabido es que incluso las personas en apariencia más frías o más distantes pueden tener en un momento determinado una capacidad para emocionarse igual o muy parecida a la de aquellas personas en principio más especialmente sensibles o sentimentales. Como en casi todo en la vida, depende del instante y de la ocasión. Todos lloramos en algún momento de nuestras vidas, todos, sin excepción. Lloramos al nacer, quizás intuyendo ya lo que en muchos casos nos sucederá a partir de entonces, y lloramos también muchas veces cuando somos bebés y a lo largo de nuestra infancia. Lloramos cuando algo nos entristece o nos emociona, al ver una película, al leer un poema o un libro, al escuchar una canción. Y aunque también es posible llorar de alegría, en la edad adulta sobre todo lloramos cuando tenemos o hemos tenido algún problema familiar grave, o a causa de un posible sufrimiento físico o psíquico, o, esencialmente, por las penas, las melancolías y las tristezas que suele provocar casi siempre el amor, incluso en las ocasiones en que es mutuo, precioso y correspondido. Y estoy seguro de que hay asimismo otros muchos motivos por los que lloramos o podemos llorar, dependiendo de las circunstancias y de la forma de ser de cada persona. El pasado 27 de febrero publiqué unos ‘duendes’ titulados Nunca hasta hoy, en donde criticaba con dureza a Munar y su forma de entender la política, que para mí estaba basada esencialmente en el clientelismo, modo de actuar que acaba siendo siempre, más pronto o más tarde, la base sobre la que se fundamenta y se asienta la corrupción, cualquier tipo de corrupción, no sólo la política y la económica, sino también la ética y la moral, que a veces incluso se acaba extendiendo a una parte importante de la propia sociedad. Era mi opinión, y no tenía nada que ganar ni que perder con ella. Pero, del mismo modo, defiendo ahora el derecho que tenía ayer Munar a llorar, sin que sea necesario u obligatorio hoy ni ironizar ni emitir ningún juicio de valor sobre ello. Yo no sé por qué lloró, si porque la fianza solicitada le pareció excesiva o injusta, o porque acudieron en ese instante a su mente recuerdos de su dilatada trayectoria política, o porque finalmente le pudo la fuerte tensión acumulada en estos últimos meses. Quizás fue por alguna de esas razones o tal vez por otras. No lo sé. Pero lloró. Y yo no haré broma ni me burlaré de ello, porque las lágrimas sinceras de cualquier persona merecen para mí siempre un respeto.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

18

03 2010

7 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. alberto díez #
    1

    yo sí que he llorado, de alegría. Mucho cucaerososol hace falta en mallorca para acabar con tanta cucaracha

  2. juandepalma #
    2

    Y o rncomendaria a los jueces que investigaran a fondo el patrimonio de la sra. Munar, “la intocable”. Se llevarian muchas sorpresas. Pero tengo la percepción de que se va a ir de rositas.

  3. Fito #
    3

    ¿Lastisma, señor mío? Pobrecita, llorando y los demás, todos, los estafados un día si y otro también, no lloramos si no es de alegría por ver que por fin hay justicia, aunque tarde. Menos monsergas y más responsabilidad a la ahora de tratar a esos y esas que con tanto desprecio han manejado el dinero público. Demasiadas complicidades, muchos silencios y excesivas “comprensiones” y “conmiseraciones”, problamente, sin tanta “comprensión” muchas cosas no huberan sucedido, o, por lo menos, lo hubieran tenido más dificil

  4. llorse #
    4

    ¿ lo que yo me pregunto? es que ahor parece que la señora munar tenia mayoria absoluta y gobernaba en solitario ya que parece ser que el PP no estaban por eso es que ahora piden explicaciones en cambio yo creo que se tendria que investigar bien la anterior campaña electoral del PP ya que creo que fue mas lamentable que lo UM .Si no que alguien me explique si las cenas de miles de personas que se hicieron gratuitas para la gente quien las pago

  5. dakar #
    5

    Resteto por ella ninguno, aun recuerdo los besos, que tiraba a sus seguidores-muchos hoy encausados-, el pasado diciembre en la entrada de la Audiencia, solo le faltaba la alfombra roja de los Oscars, el dia que nos devuelva a los mallorquines el dinero que nos ha robado y que la veamos entrar en el Hotelito de la Cta. de Soller, junto con Matas, y todos sus secuaces, para cumplir minimo 10 años de carcel, podremos creer en la justicia, y respirar tranquilos. Pero también faltan aun muchos mas, como son todos estos promotores , empresas contratistas, y receptores de subvenciones, que han ayudado a esta lacra de corrupcion. Espero que esto sirva de AVISO A FUTUROS NAVEGANTES.

  6. Federico #
    6

    A mí no me da ninguna pena esta señora. Durante años y anos supuestamente nos robó, pues ahora que pague

  7. Catalina Coll i Marí #
    7

    Amb el final del teu escrit estic totalment d´acord ,qualsevol persona que estigui trista ,sia qui sigui és mereix un respecte com humans/es que som.Ah per cert, molts d’anys per sant Josep.