Sentir amor

En cierta forma, con la festividad de San Valentín ocurriría un poco como sucede también con la celebración de las Navidades, que los posicionamientos al hablar de ambas conmemoraciones suelen ser casi siempre muy extremos, como sucede también cuando se habla de Mariano Rajoy y de José Luis Rodríguez Zapatero, es decir, radicalmente a favor o radicalmente en contra, o viceversa, claro, aunque supongo que la mayor parte de nosotros -los que somos centristas incluso en las cuestiones sentimentales- sólo desearía tener la suerte o la oportunidad de poder celebrar esas dos fechas de una manera especial, a ser posible con otra persona a nuestro lado. Es cierto que hay personas muy enamoradizas y también personas que piensan casi continuamente en el amor, como los grandes filósofos y los artistas románticos, y quizás incluso también algunos de nosotros, por lo que tal vez no sería del todo imprescindible disponer de una fecha tan señalada como el 14 de febrero para hablar del amor, pero pienso que, aun así, un día tan simbólico como el de hoy puede representar una buena ocasión para reflexionar sobre por qué nos importa tanto ese sentimiento y sobre por qué en ocasiones puede llegar a cambiarnos casi por completo -o incluso sin el casi- la vida. Una de las posibles respuestas podría ser, quizás, que, a la hora de hacer balance, difícilmente podremos llegar a pensar que nuestra vida ha sido o fue realmente plena si en ella no conocimos el amor, si alguien no nos amó, si ese alguien no soñó alguna vez con nosotros, si no nos aceptó como éramos, con lo bueno y con lo malo, si no vio en nosotros algo valioso y digno de admiración, algo que tal vez ni siquiera nosotros mismos sabíamos que en realidad poseíamos. Creo sinceramente que en este mundo no existe nada comparable ni en belleza ni en intensidad a la certeza de saber que alguien nos quiere y que ese sentimiento además es mutuo. Esa sensación la podemos percibir en ocasiones ya sólo con una mirada diferente a partir de un determinado momento, o con una caricia o un abrazo, o a través de unas pocas palabras verdaderas. Quizás no todos seamos capaces de amar, es cierto, como también es verdad que igualmente existen el desamor o la posibilidad de que no podamos llegar a ser amados, pero hasta el último instante de nuestras vidas existe siempre esa esperanza, porque incluso en ese último instante, cuando quizás parezca que no es posible sentir ya nada, estoy seguro de que aún podemos sentir y percibir y dar amor.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

14

02 2010

3 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. loli #
    1

    Recuerdo cuándo en un documental ví que fuerón los de galerias preciados los que iniciarón el famoso dia de San Valentin para aumentar ventas.En mi opinión cuándo realmente ves que te aman son esos dias que estás enferma o estás ingresada en el hospital y ves que están pendiente de tí,que te cuidan y te besan a pesar de tener ojeras o estar despeinada,ahí es cuándo realmente te das cuenta si tú pareja realmente te quiere,lo demás,que te hagan un regalo,pues siempre gusta, pero si cualquier dia del año te sorprenden con ese libro que vió que mirabas y no compraste por no gastar,o sin venir a cuento te invita a cenar en aquel rincón que tanto te gusta,esas cosas son las que realmente valoro,lo demás son cosas,que en cualquier momento tú misma te lo puedes comprar si realmente ves que te hace falta.Feliz dia de San Valentin para todos.

  2. Catalina Coll i Marí #
    2

    Estic molt contenta d’haver trobat de nou els teus escrits,fa mesos que els trobava a faltar, la setmana passada al diari de diumenge vaig descobrir que tenies un blog , enhorabona per tornar-nos a regalar aquests escrits tan bells poder-los gaudir de nou. Salutacions!

  3. Una Admiradora #
    3

    Efectivamente hay personas que piensan mucho en el amor, yo me incluyo entre ellas,y siempre he pensado que era imposible vivir sin amar y sin sentirte amada/o. Pero con el paso del tiempo lo he empezado a ver de un modo distinto, si bien es cierto que necesitamos amor, es más cierto que a quién primero necesitamos amar es a nosotros mismos.Y aunque yo me he dado cuenta después de algunos amores/desamores ( no digo fracasos, por que tengo una buena amiga que me dice que no es así), ahora he aprendido a disfrutar de pequeñas alegrias que te llenan igualmente de gozo el corazón, por que vivo sensaciones que creía me las daría el ser amado, pero me equivocaba estaban dentro de mi, sólo tenía que aprender a amarme a mi misma.No soy partidaria de San Valentín, pero ayer lo celebré conmigo misma.