Noche de lluvia en Madrid

A principios de los años ochenta, hubo en nuestro país un excelente grupo de música pop llamado Los Modelos, que a pesar de su gran calidad, tuvo, tristemente, una vida muy efímera, de apenas dos años. Aún guardo en casa el único mini LP que se editó entonces con sus mejores temas, con canciones tan hermosas y tan profundamente melancólicas como Tenemos que hablar otra vez, Las gafas negras, El perdedor o Noche de lluvia en Madrid, que era una de mis favoritas, seguramente porque reflejaba muy bien la extrema melancolía y soledad que podemos llegar a sentir en una gran ciudad, aunque en ese momento seamos muy jóvenes y tengamos apenas veinte años. En aquella época, yo soñaba con poder ir un día a Madrid y empezar allí una nueva vida. y Noche de lluvia en Madrid reflejaba muy bien cómo imaginaba yo que podían ser algunas de esas noches en el Madrid de principios de aquella segunda década prodigiosa, con las calles mojadas por la lluvia, prácticamente desiertas, reflejando al mismo tiempo el ámbar intermitente de los semáforos, y los neones de los pequeños cafés, y la tenue luz de las farolas decimonónicas del Madrid romántico, y reflejando también, en cierto modo, la tristeza de las grandes ciudades, y la soledad, y el frío, y una cierta sensación de desamparo, que en esas horas nocturnas suele parecernos algo mayor que en cualquier otro instante del día. Esa sensación tan concreta yo creo que era posible experimentarla también en aquellos años en nuestra ciudad, cuando en las tardes o en las noches de lluvia paseábamos por el Passeig Marítim o por la zona de Gomila, y soñábamos con que alguien quisiera conocernos, tal vez una persona solitaria que también estuviera paseando al igual que nosotros por Palma a esas mismas horas, y que desease tomar un café con nosotros y pasar toda la noche hablando, hasta la madrugada, y que se diera cuenta de que podíamos ser una persona que valiera de verdad la pena. Pero esos sueños o ensoñaciones, creo que muy rara vez llegaban a cumplirse o a hacerse realidad, porque en el fondo los solitarios somos siempre y no dejamos de ser nunca solitarios, y porque nos identificamos casi siempre sólo con canciones que hablan de amores difíciles, de ilusiones perdidas o de noches de lluvia, como aquella canción tan preciosa de Los Modelos, y porque soñamos o queremos soñar que somos los últimos románticos y que quizás por ello nos iremos siendo aún muy jóvenes, y que alguien algún día dirá, refiriéndose tal vez a nosotros, “en el fondo, creo que en realidad murió de tristeza, de pena y de soledad”.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

16

02 2010

3 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. loli #
    1

    Hace poco visité Madrid,la verdad es que me sorprendió bastante,me esperaba una ciudad con mucho caos circulatorio por las avenidas,sin embargo gracias al metro,la ciudad queda bastante despejada,caminaba por las avenidas com mucha tranquilidad y en ningún momento me sentí agobiada por el tráfico.Sus parques son muy hermosos y paseando por ellos disfruté como una niña,la gente paseaba tranquila disfrutando del sol,era primavera y hacía una temperatura muy agradable.Lo que más me llamó la atención es la arquitectura de sus fachadas,Madrid es muy bonita.Y la noche en Madrid pues es alegre,siempre encuentras algún rincón donde poder desconectar de tensiones acumuladas.Sin embargo lo que más me gusto fue la Plaza Mayor y como me invitaron a unas cañas con los famosos bocadillos de calamares,una gozada para el paladar,con que ganas y risas me comi aquellos calamares,nunca había comido calamares tan a gusto como aquellos,¿será que Madrid tiene algo especial?que hasta la comida te sabe mejor.

  2. Una admiradora #
    2

    En primer lugar, celebrar que sólo fue un sueño, por que problamente te hubieramos pérdido, o quizá nunca hubieramos llegado a saber de tu existencia, no me lo puedo imaginar.Decirte, que hay muchas personas con ganas de tomar un café o similar, con alguien que esté dispuesto a dialogar, a reir, a no acordarse del reloj …….. , el café es la excusa para lanzarse al vacío. Hay muchos corazones solitarios, no nos podemos imaginar cuántos, que están esperando una invitación a la Vida.

  3. Madrileña #
    3

    Nostalgia de mi ciudad!

    Un abrazo de una madrileña.