Alguien que nos abrace

Alguien que nos abrace, que nos dé su calor. Alguien que nos abrace en los días de invierno, en las noches de lluvia, en los crepúsculos llenos de luz, poco antes de salir o de ponerse el sol. Alguien que nos abrace, cuando tenemos miedo, o nos sentimos solos, cuando queremos sentir que de verdad estamos vivos, o como prueba verdadera de amor. Alguien que nos abrace, en el instante de la despedida, en el momento del reencuentro, para consolar también nuestra alma, o como muestra de auténtico perdón. Alguien que nos abrace, cuando nos encontremos en alguna de nuestras ciudades soñadas, o en hermosos paisajes y parajes nevados, y también en cafés coquetos y bohemios, o a bordo de un barco, de un minibús, de un tren o de un avión. Alguien que nos abrace, siempre que ocurra algo bueno, siempre que queramos compartir nuestra alegría, o tengamos cosas que celebrar, siempre que tengamos un sueño, cualquier sueño, se cumpla finalmente o tal vez no. Alguien que nos abrace, para ayudarnos a recuperar la esperanza, y también la fe, o la sonrisa, como pequeña antesala de la ilusión. Alguien que nos abrace, que desee compartir con nosotros sus sentimientos, sin importar la tierra de la que vino ni la que a nosotros nos vio nacer, sin importar tampoco nuestras ideas y creencias, ni nuestra raza, sexo o condición. Alguien que nos abrace, que nos hable en un tono de voz dulce y suave, que acaricie toda nuestra piel, que se acurruque a nuestro lado, que sienta latir nuestro corazón. Alguien que nos abrace, cuando vayan pasando los años, cuando poco a poco nos vayamos llenando de recuerdos, cuando alguna vez la memoria nos falle, cuando quizás algún día llegue la hora del adiós. Alguien, sólo alguien. Alguien que nos abrace, que nos dé su calor, para que así ambos podamos llegar a ser algún día, tal vez, ya sólo un único yo.

Acerca del autor

admin

Otras entradas por

Sitio web del autor

19

02 2010

3 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Una Admiradora #
    1

    No hay nada más que añadir. Precioso. Te mando un abrazo.

  2. carlos #
    2

    Me alegra mucho volver a encontrarme contigo josep maría.Antes leía tus comentarios cada día en el Ultima Hora y ahora en Internet y me gusta mucho poder leer un comentario , entre tantos, en el cual puede sentirme identifica-do. Gracias y sigue así.

  3. Alicia Jane #
    3

    Yo tambien te descubrí un día por casualidad, en el periódico, y desde entonces, no dejaba pasar un día sin saber que te inquietaba, que pasaba por tu mente…alguna vez, por esas cosas imprevisibles (y vecinos insolidarios con lo ajeno)me quedaba sin saberlo…pero solia acabar averiguándolo.
    Recuerdo una mañana, que abrí el diario, y OH!!! no estabas, y pensé_ Lo descubrí hace tan poco y ¿ya lo perdí?.
    Al llegar a casa, le pregunté a mi padre si habia leido la columna del día anterior (cosa que yo no) y si ponia algo sobre que ya no estarias….y me dijo que no ponia nada especial…
    Por fortuna (para mí) pude acabar leyendo esa columna, la última en papel que tengo guardada, y para mí, una de mis favoritas_Una Oración_En ella, quedaba reflejado, que algo habia cambiado, que una etapa concluia, algo parecido a una despedida maravillosa, que seguro, que para mucha gente (como mi padre) y lamentablemente, pasó desapercibida.