Archivo de enero, 2010

El regreso

Los ‘duendes’ han vuelto, los mismos ‘duendes’ de siempre, sólo que ahora en formato digital. Y si ustedes quieren, podrán compartir cada día un ratito con ellos, como hacían antes, porque los ‘duendes’ no han cambiado, y por ello seguirán hablando de anécdotas y de cosas que pasan en nuestra ciudad, y de recuerdos de infancia, y de películas, y de canciones, y de libros, y de ciudades soñadas, y sobre todo, ay, de sentimientos -aquí debería de poder escucharse ahora un suspiro muy profundo, pero creo que por ahora técnicamente aún no es posible- y, claro, seguirán hablando también de duendes y de hadas… y de la vida. Me gustaría que los ‘duendes’ fueran para cada persona que los lea como una mañana tibia de sol en un día frío de febrero, como un buen postre después de una excelente comida -en mi caso ahora de régimen-, como una palabra de ánimo o un abrazo cuando un amigo o una amiga lo necesitan, como una comedia romántica o un bolero con un final feliz, como un poema que deseamos volver a leer porque sentimos que, de alguna manera, tal vez pueda ayudarnos a vivir. Y en su regreso, los ‘duendes’ quieren dar hoy las gracias a todas las personas que antes confiaron en ellos y a las personas que desearían que lo hicieran también ahora. Me gustaría, finalmente, que esta fuera una columna de verdad interactiva, como pienso que quizás deberían de ser también la mayor parte de las columnas, que fuera como un ejercicio de respeto y de tolerancia mutua, y que los ‘duendes’ supieran escuchar y aprender también de las personas que los lean. Ojalá sea así y ojalá también que ya hoy sea como una mañana tibia de sol en un día frío de febrero…

28

01 2010